Fue pionera en la tendencia de usar gemas coloridas y atrevidas que triunfó en los 80. Muchas de las gemas que usó Paloma al principio habían sido completamente ignoradas hasta entonces por el sector de la joyería. Paloma aún recuerda la vez en la que entró en una reunión de Tiffany y vio todo el inventario de gemas de la empresa expuesto encima de una mesa para que ella eligiera. “Estaba totalmente fascinada. No sabía que podíamos tener unos colores tan extraordinarios y tan vivos. Me pareció muy divertido jugar con todas esas gemas y descubrir que la naturaleza no tiene límites respecto a lo que puede producir”.Su amor por las gemas puede apreciarse en colecciones como Olive Leaf, Paloma’s Sugar Stacks y, más recientemente, en su nueva colección Paloma’s Studio. Además de por su uso del color, Paloma también es admirada por el simbolismo que infunde a sus diseños. Muchas de sus obras tienen un efecto parecido al de un talismán. Esto se apreciaba de una manera especialmente evidente en su revolucionaria colección para hombre, una de las primeras de esa categoría.