Con el nudo como elemento central, estos nuevos diseños están elaborados en oro amarillo o rosa de 18 quilates, con diamantes en pavé engarzados a mano en ángulos precisos para maximizar su brillo.